Sevilla, 9 de marzo de 2020.- El Acuario de Sevilla ha inaugurado recientemente un nuevo tanque dentro de su recorrido, concretamente en la zona atlántica, en el que los visitantes podrán ver de cerca a más de 40 crías de rayas. Se trata de un tanque que ha sido remodelado y en el que se representa una laguna en la que las rayas se esconden entre arenas blancas.

Todos los ejemplares de raya de este espacio han nacido en las instalaciones del acuario hispalense, logrando así un nuevo objetivo en el trabajo de cría y conservación de especies marinas. “Para nuestro centro la conservación de especies marinas es fundamental. Hemos conseguido un auténtico ‘baby boom’ de rayas, sobre todo de dos especies diferentes: la raya de clavos (Raja clavata) y la raya mosaico (Raja undulata), que son las que mostramos en este nuevo espacio” afirma el conservador del Acuario de Sevilla, Andrés Loza.

Las rayas, al igual que los tiburones, son peces cartilaginosos por lo que están emparentados. La diferencia entra ambos radica en que estos animales en su adaptación a la vida bentónica han sufrido modificaciones en su cuerpo volviéndose más planos creando un disco entre cuerpo y aletas, y desplazando su boca hacia la parte ventral para capturar a las presas que se encuentran en el fondo del mar. Además, la parte de la cola se transforma en un látigo que ejerce la función de timón.

La gran inquietud del acuario es dar a conocer el medio marino, mostrar la belleza del fondo del mar, la gran diversidad de colores, organismos y ecosistemas que existen, y conseguir así que cada persona que lo visite descubra algo nuevo de la naturaleza, por ello el centro se encuentra en continuo cambio desde hace ya dos años cuando fue comprado por el grupo Global Omnium.

Share
This