• El departamento de Océanos saca adelante la primera cría de Choto, que lleva 15 años en el centro
  • La pequeña recién nacida mide casi medio metro y pesa unos 750 gramos

El Oceanogràfic cuenta desde finales del mes de diciembre con una nueva cría de tiburón gris, que parió la primeriza Choto, un animal que lleva 15 años en el centro y hasta este año no ha alcanzado la madurez sexual, lo que supone un éxito de la política de conservación del acuario y un indicativo inequívoco del bienestar del animal.

Las condiciones en las que vive, la alimentación que recibe y la asistencia de sus cuidadores han sido la fórmula adecuada para que se produzca la gestación y parto.

El departamento de Océanos ha podido sacar adelante la cría de entre las siete placentas que arrojó la parturienta para lo cual el equipo de buceo de emergencia se tiró inmediatamente al agua con salabres para capturarlas con todo cuidado y meterlas en la jaula de aclimatación para evitar posibles daños con los ejemplares de mayor tamaño.

Entrenamiento para el control veterinario

La pequeña se encuentra en estos momentos en el área de Cuarentena. Se trata de una hembra, de 750 gramos de peso y casi medio metro de longitud, hasta ahora. Puede llegar a medir 2,5 metros.

En breve, la hija de Choto pasará al tanque que se encuentra en el edificio Accesos.

Una de las ventajas de haber nacido en el Oceanogràfic es que el animal será entrenado para pasar por los controles veterinarios sin que sufra ningún tipo de estrés, ya que aprende con estímulos positivos a entrar en la camilla, que sirve para su control, y se adapta a sensaciones para un posible tratamiento intramuscular, control de peso, etc.

El Oceanogràfic, integrado dentro del grupo Global Omnium dirigido por Eugenio Calabuig, consigue de esta manera que nazca un tiburón gris.

Share
This