El agua es indispensable para el ser humano ya que proporciona el bienestar del organismo y el ecosistema, pero solo el 3% del agua es dulce. Cada vez, es más necesario recurrir a sistemas que faciliten el acceso al agua potable. Éste es el papel de la planta potabilizadora de agua, que se encarga de recoger el agua superficial de un río, lago o cualquier otro embalse para procesarla y garantizar la calidad del agua apta para el consumo humano (potable) y tan necesaria para la supervivencia del grueso de los seres vivos.

La planta potabilizadora de agua lleva a cabo diversos tratamientos hasta conseguir agua apta para el consumo humano: Captación: Capta el agua, sea de un lago río o embalse. Este proceso suele hacerse con un conjunto de electrobombas que elevan el líquido hasta la cámara de carga.

Hasta que el agua de la planta potabilizadora llega a los hogares pasa por dos fases en la que entra en juego una importante red de distribución respaldada por una tecnología de última generación que asegura un servicio de máxima calidad.

Global Omnium gestiona actualmente una red de agua en alta de 15.000 kilómetros de tuberías de grandes dimensiones garantizando el abastecimiento de agua a una población de 3 millones de personas.

La importancia de la creación de una planta potabilizadora

Para Global Omnium el compromiso social es una de sus prioridades. Su sensibilización con la realidad del contexto en el que trabaja le ha llevado a alcanzar numerosos acuerdos y colaboraciones con asociaciones y organizaciones sociales de rango regional, nacional e internacional, con el ánimo de apoyar la gran labor que desempeñan día a día con los colectivos más desfavorecidos.

Un ejemplo de la solidaridad de este grupo empresarial con las personas que viven catástrofes humanitarias lo encontramos en el envío a Ecuador de una planta potabilizadora de ósmosis que, con una capacidad para abastecer diariamente a una población de entre 90.000 y 150.000 personas, se empleó en algunas de las zonas más afectadas por los terremotos.

El agua es imprescindible para la vida, pero no toda el agua existente en la Naturaleza está preparada para el consumo humano. Para garantizar su consumo hay que someterla a una serie de procesos que la conviertan en potable.

Por ello, es muy importante la creación de plantas potabilizadoras con la mejor tecnología para gestionar un recurso limitado como el agua, con el objetivo de hacerlas aptas para el consumo humano. Además de maximizar los recursos en aquellas zonas que registran una gran escasez hídrica mediante el proceso de desalinización, y limpiar las aguas subterráneas que concentran gran cantidad de elemento químicos. Sea cual sea la situación del agua, Global Omnium la convierte en potable gracias a la tecnología más puntera del sector.

Share
This