Global Omnium ha sido reconocida con el Premio Innovación 2020 de Cope Valencia que este año celebra su IX Edición, por su herramienta SARS-GoAnalytics para detectar de forma temprana la presencia de restos genómicos de SARS-CoV2 en aguas residuales.

El premio ha sido recogido por parte del equipo que trabaja en el laboratorio GAMASER de Global Omnium: Guadalupe Sastre Salas,Licenciada en Ciencias Biológicas; Raquel Sancho Sánchez, Licenciada en Biología y Carina González Taboas, Licenciada en Ciencias Químicas.

   Así, las tres expertas han destacado la importancia de haber contribuido a sumar esfuerzos para trabajar contra el virus en la Comunitat Valenciana y en las zonas donde se ha implantado y ha recogido el galardón “con mucha emoción y mucho orgullo. Es el premio a todo un equipo que ha trabajado muy duro para dar lo mejor de sí mismo a la sociedad”.

   En este contexto han destacado que han sido 22 semanas de “duro trabajo físico, que se suma al trabajo previo, porque desde finales de 2017 estamos trabajando para desarrollar esta metodología que ahora hemos podido adaptar al SARS-CoV2”.

   “Son muchos meses invertidos, muchos recursos tanto humanos como de equipamiento y tecnología para conseguirlo”, han destacado en nombre de todo el equipo.

    Las investigadoras han destacado que han sido capaces de poner en valor todo el trabajo desarrollado desde 2017, “hemos conseguido darle un servicio a la sociedad y poder contribuir a luchar contra la pandemia, algo que nos hace sentirnos muy orgullosa porque tenemos detrás un equipo muy solvente sin el cual hubiera sido totalmente imposible conseguirlo”

    Una de las claves del éxito que ha permitido que Global Omnium tenga esa capacidad para perseguir al virus, ha sido “sin duda el apoyo desde la dirección, que, desde el primer momento, vieron que podríamos ofrecer este servicio y que podíamos ayudar en un momento tan complicado. Por eso se apostó por comprar material, instrumentación específica, contratar refuerzos y establecer tres turnos de trabajo de mañana, tarde y noche para ofrecer el servicio durante 24 horas”.

   Según han destacado “era fundamental poder ofrecer resultados en menos de 24 horas, y ahora somos capaces de darlos en unas 8 horas, porque sabemos que es un sistema de alerta temprana y cuanto antes se tengan los resultados, antes podemos dárselos a la autoridad sanitaria o quien proceda para poder actuar mejor”. Somos capaces, han explicado de “detectar los contagios incluso antes de que los infectados empezarán a tener síntomas”.

  Las investigadoras han destacado que este sistema ahorra mucho tiempo a las autoridades sanitariass pero han querido dejar claro que no sustituye a los test individuales. Además, han explicado que la herramienta es fruto de la innovación iniciada en 2017: “ya teníamos implantado el método para la detección de otros virus, entonces nos planteamos adaptar el método para detectar el SARS-CoV2 y nos pusimos en contacto con el CSIC y de la mano de ellos implantamos el método de trabajo. Fueron dos semanas muy intensas y dos semanas después ya teníamos los primeros resultados”.

“Puedes atajar el problema antes de que llegue a más, imagina alguna empresa que tenga que cerrar porque todos sus trabajadores se han contagiado, o en el caso de la residencias o las instalaciones que tienen que ver con las personas más vulnerables”, ha señalado.

Share
This